Nosotros 

En el Consultorio de la Dra Mariela Nazar nos especializamos en Rejuvenecimiento y Dermatología Estética.

Ofrecemos los últimos avances, técnicas y procedimientos estéticos basados en resultados eficaces y seguros, destinados a satisfacer y embellecer a los pacientes más exigentes.

Contáctenos

 

​facebook.com/dramarielanazar

info@dramarielanazar.com.ar

  • Negro Facebook Icono
  • Black Google+ Icon
  • Teléfono
  • whatsapp-negro
  • horarios

0387-4390654

0387- 154479938

Lunes a Viernes de 9 a 18hs

Onicomicosis con Láser

Spectra XT

¿Qué es la Onicomicosis?

La onicomicosis (infección por hongos en las uñas) es también conocido como "Onicomicosis Dermatophytica" o"Tiña de las uñas”. Es la enfermedad más común de las uñas.

Esta condición puede afectar las uñas de los pies o las uñas de las manos. Afecta aproximadamente al 3-5 % de la población adulta a nivel mundial.

Las micosis que mas frecuentemente afectan las uñas de las manos y de los pies son provocadas por levaduras denominados dermatofitos, altamente contagiosas. 

La infección de dedos vecinos al afectado en mismo paciente es muy frecuente pero además si los elemendos de higiene ungueal ( tijeras cuticulares, tijeras para uñas, cortaúñas y limas)  son usadas en más de una persona, pueden transportar hongos a otras uñas, bacterias estafilocócicas o virus.

  

¿Cuáles son los factores de riesgo de la Onicomicosis?

Los factores de riesgo de la onicomicosis incluyen historia familiar, aumento de la edad, mala salud, diabetes, trauma previo, clima cálido, participación en actividades de gimnasio, inmunosupresión (p. ej., VIH, drogas inducida) y uso frecuente de calzado oclusivo.

¿Cómo es el tratamiento tradicional?

El tratamiento tradicional de los hongos de las manos y pies se compone de la combinación de un tratamiento tópico  y un tratamiento oral antifúngico

El tratamiento con medicamentos tópicos (sobre la uña) y orales antifúngicos combinados o solos son tratamientos de larga duración, pueden durar de 8 a 12 meses para uñas de los pies y de 6 a 8 meses para las uñas de las manos. Este es el tiempo que necesitará una uña para regenerarse en su totalidad, cuando la infección haya colonizado todo el lecho ungueal. Este tipo de procedimiento y su larga duración, puede provocar daños a nivel hepático, insuficiencia renal, anemia, trombocitopenia, neutropenia, alteraciones gastrointestinales y alopecia (perdida de cabello), entre otras enfermedades.

Asimismo, los métodos quirúrgicos de eliminación total o parcial de la uña se desaconsejan debido a posibles problemas posteriores, como la afectación del crecimiento normal de la uña y, por lo tanto, el desarrollo de una uña con mayor predisposición a la infección fúngica y con tendencia a la reinfección, además del efecto antiestético que generan.

¿Cómo es el tratamiento con láser?

El tratamiento láser es, actualmente, el mejor tratamiento para los casos iniciales de onicomicosis y el único disponible en los casos recidivantes o refractarios a los tratamientos tradicionales. También está indicado en pacientes con imposibilidad de recibir tratamiento medicamentoso.

  

El tratamiento láser de la onicomicosis se realiza con un láser de 1064nm de pulso largo que transmite energía lumínica a través de la uña erradicando totalmente el hongo y permitiendo el normal crecimiento de la misma en pocas sesiones y sin ningún efecto secundario.

Este tipo de láser y longitud de onda permite generar intenso calor en el lecho ungueal provocando la destrucción del hongo, sin dañar la matriz de la uña ni la piel.

¿En qué consiste el tratamiento con láser?

El tratamiento láser de Onicomicosis consiste en cuatro sesiones con una semana de separación entre las sesiones.

No requiere ningún tipo de anestesia, ni antibiótico, ni analgésico postoperatorio.

Después de la primera sesión el paciente puede sentir alivio del dolor y mejoría del aspecto clínico de la uña. Como la uña crece lentamente, no habrá mejora instantánea sino gradual.

  

Comparaciones

Cortesía de Bettina Rümmelein, MD, Switzerland

Cortesía de Bettina Rümmelein, MD, Switzerland